CIRUGÍA GINECÓLOGICA

La cirugía endoscópica abdominal se ha establecido como primera opción para tratar gran parte de la patología ginecológica: es una técnica mínimamente invasiva, su recuperación produce menos dolor y mínimas cicatrices. Asimismo, reduce el período de estancia hospitalaria permitiendo volver antes a las actividades normales, sin disminuir la seguridad ni la comodidad del paciente.

La cirugía endoscópica permite desde el tratamiento de quistes orgánicos de ovario, miomas uterinos, endometriosis, histerectomía por patología uterina y patología del suelo pélvico (como por ejemplo la colposacropexia, para la corrección del prolapso uterino o de cúpula vaginal). Del mismo modo permite el tratamiento de gran parte de la cirugía oncológica ginecológica por parte de cirujanos experimentados.